Cruzeiro desciende por primera vez en el fútbol brasileño

Futbol Internacional |

Cruzeiro, uno de los clubes más tradicionales de Brasil y dos veces campeón de la Libertadores, descendió a la segunda división por primera vez este domingo en la última jornada de la Liga brasileña, en la que el campeón Flamengo cayó por 4-0 ante el Santos, antes de viajar al Mundial de Clubes.

Con el Flamengo consagrado como campeón de la Liga con cuatro jornadas de anticipación y todos los cupos de la Libertadores ya decididos, la atención en la última jornada del Brasileirao estaba centrada en la suerte del Cruzeiro, al que todo le salió al revés.

El club azul de Belo Horizonte era uno de los cuatro clubes de Brasil, junto a Flamengo, Santos y Sao Paulo, que nunca habían caído a la segunda división y ahora tendrá que disputar la serie B por lo menos en 2020. Cruzeiro llegó a la última jornada entre los cuatro últimos lugares de la clasificación, es decir ya condenado al descenso, pero soñaba con una victoria sobre el Palmeiras y una derrota del Ceará para ascender un lugar en la tabla y librarse de la humillación.

Sin embargo, el conjunto azul cayó en casa por 0-2 frente al Palmeiras, mientras que el Ceará empató 1-1 en su visita al Botafogo. Cruzeiro, cuatro veces campeón brasileño, terminó la Liga de este año en la decimoséptima posición, con 36 puntos, a 3 unidades de las conquistadas por el Ceará, y se juntó a Avaí, Chapecoense y CSA entre los descendidos a la segunda división.

El equipo comandado por Adilson Batista intentó cumplir la tarea, salió al ataque y dominó el primer tiempo, pero Zé Rafael abrió el marcador para el Palmeiras en el minuto 11 del segundo tiempo tras una gran jugada de Dudu y una asistencia de Raphael Veiga. Tan sólo 25 minutos después Dudú marcó el puntillazo.

El Cruzeiro, que no pudo contar hoy con cinco titulares, incluyendo el argentino Alejandro Ariel Cabral por suspensión y el creativo Thiago Neves por divergencias con la dirección, también perdió al zaguero colombiano Luis Manuel Orejuela por lesión al comienzo del segundo tiempo. Cuando transcurría el segundo tiempo y la afición se enteró que el Ceará le había empatado al Botafogo y que ya no había escapatoria, se multiplicaron las imágenes de hinchas llorando en el estadio Mineiro o abandonando el estadio cabizbajos.

Igualmente comenzaron a registrarse incidentes dentro del estadio, como la explosión de petardos, peleas generalizadas y sillas arrojadas a la cancha, que obligaron al árbitro a dar por concluido el partido cinco minutos antes de los 90.

Fuente: Diario AS




Noticias recientes